pdf format Le collectif qui organise le rassemblement
 
El encuentro
Las estacas
Programa
Informationes prácticas
Para participar
Ayuda financiera
Proponer un stand
Intercambiar, discutir
Difundir la información
Subsistencia informada

Larzac 2003 > Las estacas

Mañana ya será tarde

Larzac va a conocer de nueva una de esas gigantescas movilizaciones que han marcado su reciente historia. La primera, hace 30 años, en apoyo a las campesinas y campesinos que luchaban contra la extensión de un campo militar, y el año 2000, en apoyo a los procesados por el desmantelamiento del Mac Donalds. Ahora, de nuevo, decenas de miles de personas volverán a juntarse durante tres días respondiendo al llamamiento de la Confederación Campesina.

Hace treinta años, los campesinos de Larzac gritaron ante los gobiernos de la época No estamos en venta. Hace tres años estos mismos campesinos y campesinas lanzaron el grito de El mundo no es una mercancía contra la OMC. El encuentro de este año está pensado para que el conjunto de los movimientos sociales pongan en su agenda la próxima cumbre de la OMC que tendrá lugar en Méjico del 10 al 14 de setiembre. No podemos perder tiempo. La OMC trata de poner punto final a la privatización global del planeta que traerá consecuencias desastrosas e inevitables para el conjunto de la humanidad.

¿De qué forma? Transformado el conjunto de las actividades humanas, de los seres vivos y de los recursos naturales en mercancías, para único y exclusivo beneficio de las transnacionales.

¿Cómo? Mediante la erradicación pura y simple de todas las legislaciones nacionales que, en lo sucesivo, los traficantes liberales, con la excusa del libre domercio las considerarán como verdaderos obstáculos a su insaciable voracidad. Es tal el riesgo, que si la OMC logra sus objetivos, será el propio sistema democrático lo que está en cuestión. Una democracia, bien es cierto, que no se encuentra en los mejores momentos en todo el mundo y cuyo nombre, digámoslo de paso, los anglosajones acaban de arrasar el pueblo irakí a base de bombas, pero que, sin embargo, constituye el fundamento del bienestar para toda la humanidad.

Este es el desafió que tenemos delante. Más que nunca, nuestro futuro y el de las generaciones futuras está en nuestras manos. Si no actuamos, si no hacemos todo lo que esté en nuestras manos para detener esta máquina infernal, mañana ya será tarde. Es por esto que hemos decidido juntar a todas las fuerzas vivas que se oponen a la mercantilización del mundo. Larzac debe servir de revulsivo para alertar a la opinión pública, porque la movilización contra este proyecto democraticida de la OMC, que nos debe comprometer a cada una y a cada uno, debe ser lo mayor posible.

Es obligar lograr que Cancún se convierta en un nuevo Seattle.